lunes, 24 de noviembre de 2014

La flauta dulce

LA FLAUTA DULCE

La Flauta dulce es uno de los instrumentos más antiguos que se conocen. Básicamente consiste en un tubo por uno de cuyos extremos se sopla, produciéndose un corte de la columna en el bisel, tal como sucede cuando soplamos en el borde del orificio de una botella.
Decimos que pertenece a la familia de los instrumentos de viento- madera porque el sonido se consigue soplando y porque antiguamente se construían de madera, aunque hoy en día se fabrican con muchos otros materiales.

HISTORIA

La flauta dulce, también llamada flauta de pico, llegó a Europa desde Asia durante la Edad Media, y tuvo su época dorada durante el Renacimiento (siglos XV y XVI) y durante el siglo XVII, cuando se construían de varios tamaños con objeto de formar familias que pudieran tocar juntas.
Grandes maestros como Bach y Händel escribieron obras para la flauta dulce, pero fue precisamente en la época en la que ellos vivieron, cuando la flauta dulce comenzó a ser sustituída en la orquesta por la flauta travesera, más perfeccionada técnicamente.
Durante el siglo XIX, la flauta travesera, construída en metal y con un juego de llaves que permitía multiplicar sus posibilidades, suplantó a la flauta dulce. Sin embargo, actualmente, la flauta dulce ha recobrado su popularidad como instrumento didáctico por su sencillo manejo y su facilidad para enseñarla en grupo.

CUIDADO Y MANEJO DE LA FLAUTA DULCE

La flauta dulce consta de dos partes: cabeza y cuerpo.
En la cabeza está el bisel, que es la parte que produce el sonido y la más delicada; la flauta de sonar si se daña.
En el cuerpo están los agujeros. El agujero de atrás es el portavoz y se tapa con el dedo pulgar de la mano izquierda. De los agujeros delanteros, el 1, 2 y 3 se tapan con los dedos índice, medio y anular de la mano izquierda; el resto de los agujeros se tapan con los dedos índice, medio, anular y meñique de la mano derecha.
Debes tapar bien los agujeros y soplar suavemente, articulando cada sonido con un golpe de lengua, como si pronunciaras la sílaba “tu”.
Cuando queremos estudiar sin que nadie nos escuche, apoyamos la flauta en la barbilla y trabajamos los dedos.
Por último, si la flauta es de madera, debemos limpiarla cuidadosamente después de tocar. Si es de plástico, lo mejor es lavarla periódicamente con agua y jabón y secarla bien.
Para conseguir que nuestra flauta suene bien hay que tener paciencia y practicar a menudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario